capitulo 2 1            Durante 1960 la Zarzuela siguió siendo la reina absoluta del devenir artístico de la Compañía Titular del Teatro Patronato ; abrió el fuego una zarzuela de nuestro paisano el Mestre Vert  “El último romántico” con 4 representaciones, y le siguieron “La reina mora” y “El puñao de rosas” con 2, “La generala” con 3  y “La tabernera del puerto” con dos representaciones en sesión doble el 29  de diciembre.

Panorama similar representó el año 61: “El asombro de Damasco” 2 representaciones, “El último romántico” que fue nuevamente puesta en escena en 3 ocasiones   y  “La guardia amarilla” y “molinos de viento” que ocuparon el escenario del Teatro Patronato en una sesión doble el 11 de Junio.  Diciembre nos trajo un cambio de registro con la puesta en escena de  “Luz de gas”  de Patrick Hamilton.

            Pero las dificultades de montar zarzuelas se iban acrecentando, por una parte algunas figuras cantantes se van retirando, cada vez es más difícil nutrir los coros, la complejidad de la puesta en escena y los costes de escenografía y vestuario  son otro obstáculo para seguir ‘zarzueleando’ por esos escenarios de Dios,… Además los gustos del público van cambiando, estamos en la década del boom del turismo, la televisión, el seiscientos. Necesariamente éste cúmulo de dificultades debió hacer mella en el espíritu de la Compañía; no obstante su encono artístico, su vocación irreprimible debía encontrar el cauce oportuno en los escenarios, con otros registros…

            Que duda cabe que el plantel de “fichajes” del Cineclub Estudio también debió tener un peso decisivo en el cambio de rumbo artístico que permitiría seguir  ofreciendo sobre las tablas el inmenso caudal  de inquietudes teatrales que anidaba en su seno. Estábamos sin duda ante una nueva etapa , posiblemente la más brillante de esa primera época de la compañía, que iba a traer consigo el éxito y el reconocimiento más allá de nuestro ámbito comarcal, plasmado en la consecución de importantes galardones teatrales La  Agrupación Artística Titular del Teatro Patronato estaba a punto de alcanzar la fama.

            Había que adaptarse a los nuevos vientos, y a fe que se consiguió: Contaban con prácticamente los mismos que empezaron, bajo la Dirección de Ramiro Cucarella, pero se podía (y debía) ampliar el círculo, ensanchar las miras, y andando paso a paso  consolidar ese empeño teatral  que inundaba  cuerpo y alma de la Compañía, y aún sin despegar los pies del suelo tratar de alcanzar más altas metas, superando la etapa del éxito zarzuelístico local. Era una apuesta  esforzada, de coraje, lúcida, de futuro.

            El primer fruto de esta nueva línea, ya lo hemos comentado, fue “Luz de gas” de Hammilton, un nuevo contacto con el teatro inglés, con satisfactorio resultado.

            El eco de la zarzuela, todavía  impregna  la primera mitad de 1962: “La Dolorosa”, “Los claveles” y “Katiuska” con 3 representaciones cada una, suponen el final del exitoso ciclo  artístico musical.

            “Usted puede ser un asesino” de Alfonso Paso fue la siguiente obra teatral puesta en escena, el estreno fue en el Teatro Patronato, con una sesión doble el 13 de Febrero de ese año y aún tuvo 2 representaciones más en Marzo. Pero la obra que iba a marcar  sin duda el devenir de la compañía fue “La Mordaza”  de Alfonso Sastre autor de alto voltaje político y a la sazón miembro del, obviamente clandestino, Partido Comunista de España; circunstancia ésta que seguramente desconocían la mayoría de esforzados miembros de la compañía  así como los “conspicuos”  vigilantes de la moral oficial y del espíritu nacional, que con aplicación,capitulo 2 2 digna de mejor causa, llevaban su oficio  en nuestro territorio.

            El estreno fue, como no, en el Teatro Patronato  de nuestra ciudad el 30 de Mayo. Éxito de público y de crítica  que traspasó el límite doméstico; 4 representaciones más ese año,  en Carcaixent, Villanueva de Castellón  y Castelló de la Plana, todas con similar éxito. Fue precisamente el 28 de Octubre del 62, en el Círculo Medina de la ciudad de la Plana,  la última representación que hizo la compañía con el, sin duda demasiado ostentoso nombre para los nuevos  tiempos de  “Compañía Artística Titular del Teatro Patronato”… ¡Todo pasa y todo queda!