“AS TIME GOES  BY” :  DEL XX  AL  XXI

 

capitulo 13 1            Para acabar el siglo , el teatro en Carcaixent no se podia vestirse de mejores galas que con el  homenaje que se le tributó a Pascual Peralt, con ocasión del Dia Mundial del Teatro, con la representación de la obra de Vicente Peralt  (su hijo)  “Más alto que el horizonte”. La  dirección de Vicente Giner fue verdadera magia potagia. Fue el viernes 7 de Abril. Se inició el acto con la lectura del Manifiesto del Día Mundial del Teatro a cargo del actor de Carcaixent Juanjo Prast; posteriormente el periodista y director de RNE en Valéncia, Javier Gomar leyó el Manifiesto de la Federació de Teatre Amateur de la C.V.

Al acto, muy emotivo y entrañable, acudió el autor y director teatral Juan Alfonso Gil Albors , buen amigo del homenajeado, el cual en un tiempo poco propicio tuvo el arrojo de representar su afamada obra “El Cubil”. Como colofón del más que merecido homenaje a una persona que se ha dedicado con alma, vida y corazón al teatro y a su pueblo, el M.I. Ayuntamiento de Carcaixent le distinguió con la medalla de oro de la ciudad, que allí mismo en su territorio teatral, hizo entrega la Sra. Alcaldesa Lola Botella. Este magno evento, no podía tener mejor escenario que el Teatro, por el que Pascual Peralt transitó durante más de medio siglo. Toda una vida  de ilusiones y anhelos,  de risas y lagrimas, de sueños y realidades,… toda una vida llena de teatro, de esperanza, de amor.

Pero el teatro sigue sin jubilarse, como Pascual Peralt,  y muestra  de ello es,  el  enorme esfuerzo y tesón ,  que uno solo se explica conociendo a Vicente Giner,  que supuso el montaje y la puesta en escena de un deseo, anhelado durante muchos años por la compañía, pero que pocos creyeron posible alcanzar. Y sin embargo , contraviniendo las reglas de la lógica cartesiana (y es que los sueños no tienen lógica), ahí lo teníamos en carne mortal, sobre un escenario. El sueño se había hecho realidad  también gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Carcaixent. Ya habrán adivinado que nos estamos refiriendo a “La venganza de Don Mendo” la obra capital de Pedro Muñoz Seca ( en la versión de Paco Mir del grupo“El Tricicle”).

El día del estreno, el 2 de Octubre, el éxito fue apoteósico. El responsable de la dirección de esta empresa colosal fué Vicente Giner , y durante este año aún se alcanzarían las siete representaciones.

Año 2001

            Se estuvo preparando para el Día Mundial del Teatro, la obra de Buero Vallejo  “Madrugada”, pero un problema de fechas y ocupación del Teatre  Municipal Don Enrique  impidió su puesta en escena ... Todo llegará y seguro que el denso teatro de Buero volverá con Ágora en cualquier otra primavera.capitulo 13 2

            El 17 de Junio se produjo una nueva representación de “La venganza de Don Mendo”, que merece ser destacada  por el notable éxito y por el escenario en donde se produjo: fué en el Teatro Talía de València, con ocasión de la “Mostra de la Federació de Teatre Amateur de la Comunitat Valenciana”.

 Y a lo largo de todo el año siguió  el éxito de la compañía con  su Don Mendo” por esos escenarios valencianos. Estas fueron las actuaciones:  En Agosto en el Aula de Cultura de Sant Joan, dentro una Mostra de Teatre Amateur ;  en Septiembre en el Teatre Giner de Carlet ;  en Octubre en el Teatre Cervantes de Benimámet  y en el Aula de Cultura de Tavernes de la Valldigna ; para acabar el año presentando el montaje, el 18 de Noviembre en Xest dentro de la “Vª Mostra Nacional de Teatre No Profesional Ciutat de Xest”, donde obtuvieron el Premio a la mejor escenografía.

Año 2002

            .

                El buen sabor de boca que durante todo el año anterior nos había dejado el “Don Mendo”, tuvo su continuidad con el nuevo año, que no podía comenzar mejor tratándose del cincuentenario de la compañía:  El 20 de Enero  Àgora presentaba “La Venganza de Don Mendo” dentro del “XVI Certamen Nacional de Teatro para Aficionados de Utiel” en el Teatro Rambal de ésta población. El resultado: Primer premio a la mejor obra amateur y primer premio al mejor actor  para  Roberto Ripoll  (un magnífico Don Mendo).

 No podía el destino, a veces voluble y caprichoso, pero esta vez justiciero, dibujar mejor broche, en el momento en que se vienen a cumplir los cincuenta años de lucha, de ilusión y de entusiasmo por encima de todas las dificultades del camino teatral. Justa recompensa para éstos navegantes del arte de Talía que han surcado los mares del teatro en una nave que los muchos marineros que embarcaron  en este medio siglo y los directores que se relevaron al frente del timón, consiguieron llevar su proa más allá del horizonte, a su Ìtaca teatral soñada, donde solo llegan los elegidos de los dioses.                                      

            En Febrero de este año se retoma la obra “Madrugada” de Buero Vallejo, una vieja deuda que se tenía con ella y con Buero. Habrá que trabajar duro para tenerla a punto, sino para  la fiesta anual que supone el “Día Mundial del Teatro”, al menos para estar a la altura teatral de la fiesta que suponen esos cincuenta años de teatro; de hecho Ágora cumplió y la obra se estrenó con enorme éxito en el teatro Don Enrique el jueves 27 de Junio. La dirección de la obra fue de Vicente Giner, que tuvo que lidiar con la difícil tarea de “reconducir” a los actores desde el tono astracanado de Don Mendo a la cruda “Madrugada”, con su realismo, con su tensión, con su textualidad. Su acierto y su éxito supone un mérito añadido para la dirección y para el elenco de actores, que hubieron de dejar espacio en sus cerebros al Don Mendo y a Buero, cosa difícil de conseguir sin que a uno se le fundan  “los fusibles”. Además, si tenemos en cuenta que en este año, la compañía anda en la preparación del evento del “Cincuentenario” exige un esfuerzo suplementario para todos ellos, dadas las múltiples actividades a desarrollar.

Es muy de agradecer que Agora, tras los importantes laureles del Don Mendo, no siga por el camino teatral más cómodo, más facil, más trillado y apueste, a contracorriente, por un teatro serio (que no aburrido), de texto, de compleja articulación de personajes, que estan vivos, con sus realidades y sus miserias, con sus sentimientos más puros y sus pulsiones más inconfesables; por ese mundo real y crudo del teatro de Buero que es capaz de, al mismo tiempo que apunta a la inteligencia del espectador, es capaz de embriagar nuestros corazones, con un pedazo de vida, que como es sabido, no es sino puro teatro. Con esta obra, Agora nos ha sabido estremecer, y a la vez ha conseguido devolvernos la esperanza de que, un escenario también puede ser una escuela para cambiar el mundo.

El día Mundial del Teatro, anualmente, la Generalitat Valenciana entrega los Premios al teatro profesional valenciano y el Premio Micalet al reconocimiento de una trayectoria en el teatro amateur. Pues bien, para que la fiesta fuera verdaderamente completa, también este año Agora fue, de entre los tres nominados, quién recibió el Premio “Micalet” de les Arts Escéniques de Teatres de la Generalitat, verdadero oscar teatral como reconocimiento, uno más, pero esta vez con una dimensión nacional y mediática enorme, a su trayectoria de 50 años al servicio del teatro. Y, cosas del destino, el encargado de entregarles el premio de entre los cuatro presentadores del acto en el Teatro Principal de Valencia, fue precisamente Junajo Prats, actor profesional de Carcaixent nacido en las filas de Agora.

 Y es en ese escenario, del medio siglo de vida donde se enmarcan también estas notas, que pretenden modestamente recoger la memoria de los hechos y las gentes del teatro que pasaron por Àgora a lo largo de su historia. Al fin y al cabo no debemos olvidar que nada somos sin memoria, que nada somos sin las luces de la libertad, y aquí en este ya dilatado tiempo, sin ningún lugar a  dudas, Àgora ha contribuido a que todos respiremos vientos de libertad, a que sintamos con un corazón fieramente humano, albergando en nuestro espíritu la esperanza.

THE  END

            Uno de los enigmas todavia no resuelto, tras este apasionante viaje de cincuenta años ha sido como resolvió la Compañía , a lo largo del tiempo, el reparto de cargos, tareas y responsabilidades. Uno tiene la sensación que siempre se ha funcionado  un poco como “Fuenteovejuna” (todos a una), de lo contrario resulta dificil explicar las diversas facetas del polígono teatral  de tantas caras como ha sido Àgora. Baste recordar en la Presidencia  personajes tan diversos y poliédricos como Ramiro Cucarella, todo un señor, desde el nacimiento hasta principios de los sesenta (1962) ; a éste pionero le siguió el verdadero fénix teatral que ha sido (es) Pascual Peralt, hasta principios de los setenta (1972) ;  después otro amante confeso del arte de Talía, Juanjo Tomás que estuvo al frente de Àgora de 1972 a 1976 ; le siguieron José Almendros  (1976-79), un peso pesado teatral  al que habría que recuperar para la causa sin dilación  (como a Pepe Cogollos) ; el breve tránsito, tan leve como el vuelo de una mariposa, de Juan Antonio Albelda  en 1979 y 80 ,  y la irrupción con poderosa fuerza de esa verdadera fiera teatral, camuflado como perfecto “botiguer” de barrio, que es Vicente Giner, que mantuvo el timón de la nave durante dos periodos de 1980 a 1992  y repitió de 1994 a 1998. Le siguieron tras su primera época  Enrique Martí  (1992-94) todo eficacia y discreción , y la actual reina teatral Salut Llopis, que desde 1998 viene desempeñando la Presidencia con exquisita elegancia y gran acierto.

Uno tiene la impresión que más allá del valor representativo del cargo de Presidente, sus características no han marcado líneas teatrales diferentes, sino que todos, en más o menos proporción , de acuerdo a sus dotes y facultades , han arrimado el hombro para construir ese camino que han andado, a lo largo de medio siglo, todos los hombres y mujeres que han hecho posible este verdadero “sueño de la razón” que ha sido y es Àgora. Y como dijo uno de ellos en los momentos difíciles,  mientras exista uno de nosotros, ése será Àgora; mientras palpite el aliento de la ilusión en uno de nuestros corazones, la sangre teatral seguirá llenando los escenarios de la vida.

Nota.- Texto extraído del libro “Ágora, 50 anys i un día de teatre amater”

Este libro fue editado para la celebración del 50 aniversario de la Compañía por encargo explicito de Ágora Grup de Teatre, a Carles Mayordomo; y que como su autor describe en los prolegómenos del libro, fue inspirado en su mayor parte, por los recuerdos de Pascual Peralt.

capitulo 13 3“Cuando pienso en quién fue el embaucador que me embarcó en esta, por otra parte, fascinante aventura, surge poderosa (como siempre) la figura de Pascual Peralt y su amistad, por encima de edades, ideologías y religiones”

“Todo empezó en su domicilio, con conversaciones a través de sus recuerdos, que sorprendentemente son excepcionalmente lúcidos a pesar del surco del tiempo, y fueron veladas llenas de una magia que solo los enamorados (y él lo es del teatro) saben y pueden transmitir . Por otra parte el escenario era perfecto, el ubérrimo oasis que nuestra amistad  (y respeto por mi parte) confiere a las palabras llevadas más allá de los distantes ecos de nuestros diferentes mundos, hacia las poderosas voces de los afectos: Era embarcarse en un entrañable viaje a través del tiempo, del teatro y la memoria”

Notas del autor.