Lo que Ágora opina de Pascual

Homenaje a Pascual Peralt

Día Mundial del Teatro

7/abril/2000

pp agora opina 3Podemos afirmar sin ningún género de dudas que, sin Pascual Peralt, el Grup Teatral “ÁGORA” no existiría en la actualidad, en las postrimerías del siglo XX, donde nos encontramos. Es muy meritorio que un hombre que oficialmente era funcionario de Justicia, tuviera tanta actividad profesional, como profesor del Colegio San Antonio, como arbitro de fútbol, o sencillamente como deportista, y todavía encontrara tiempo,  debajo de las piedras, para llevar una actividad teatral tan intensa.

Sin duda el entusiasmo y una férrea voluntad, unida al espíritu juvenil que todavía mantiene, son los que lo han hecho posible. Aunque en un periodo tan dilatado seguro que han existido momentos de dudas, tristezas; desfallecimientos...

Dentro de la memoria teatral de Pascual seguro que hay recuerdos amables y simpáticos, anécdotas y también problemas, incomprensiones; momentos duros.

Y es que ha llovido mucho desde los inicios teatrales de Pascual. Con apenas ocho o nueve años en el Colegio de Maria Inmaculada, en un teatrillo que dirigía el reverendo José Granell, un verdadero loco del teatro, ya lo afirmaba entonces aquel hombre “Pascualet, que bien se te da esto...” Después en las escuelas del “Ave María” también puede seguir la actividad teatral representando obras de teatro durante el verano.

Pero es verdaderamente en el grupo de teatro de “La música Vella” donde se forjará su trayectoria teatral. El director era su padre que, después de unos cuantos papeles menores en un par de zarzuelas, le confía  el primer papel importante: el del padre prior en la Dolorosa...

Pero desgraciadamente, la Guerra Civil lo interrumpió todo.

Las heridas de una guerra no son nunca fáciles de cerrar y resultó complicado reprender la actividad teatral en Carcaixent. Inicialmente comenzaron Mariano Mosquera y él mismo, haciendo representaciones teatrales a beneficio del Hospital, junto con unos cuantos amigos entre los que se encontraba Conchita Ferri y bajo la dirección de Paulino Peris, padre del conocido pintor local.

Temporalmente y por motivos familiares tuvo que ausentarse de Carcaixent, y trasladarse a Valencia durante un año y mientras tanto fue sustituido por Remigio Salóm.

No pasará mucho tiempo para que los amigos del teatro vayan a buscarle y fruto de esa insistencia, y en colaboración con Manuel Andrés, el actor, y José Gomar, el profesor de música, nació el montaje de la zarzuela de Chapí “El puñao de rosas”. Por desgracia la colaboración dura poco, ya que Andrés marchó a Madrid para seguir su carrera de actor, y el profesor Gomar, al Conservatorio de Málaga.

Esta claro que el gusanillo del teatro siempre tiene que salir por algún sitio, y Peralt continua la trayectoria del grupo Navarro Darás, que conducía  el maestro Vicente Far.

Aquí nos saltaremos una época en este relato y os remitiremos (a los que quieran saber más), a la historia descrita en nuestro apartado al efecto, para no repetirnos demasiado.  Y retomaremos el escrito que Ágora le dedicaba en Marzo de 2000 refiriéndonos a otras anécdotas menos conocidas.

Posiblemente, uno de los momentos teatrales más importantes en la vida de Pascual, fue la concesión en Ciudad Real allá por el 63 del Premio Nacional de Teatro “El Quijote de Plata” como mejor actor.

Aunque también todavía recuerda con satisfacción el montaje de la obra “El Cubil” de Gil Albors, que fue Director de “Teatros de la Generalidad Valenciana”. Estaba especialmente satisfecho de ese montaje, no solo por el acierto sino por el atrevimiento, dada la dificultad de la obra  y el momento político. De hecho, Gil Albors, con el que Pascual hizo una buena amistad, cuando compartieron tareas de jurado en los premios de Teatro de la Juventud, le advirtió que era un desafío representar su obra, pero no le desanimó sino todo lo contrario, animándole con su presencia en algún ensayo.

Uno de los misterios que poca gente conoce  es el origen del nombre (ÁGORA) de nuestro grupo de teatro. Sucedió en una tertulia de amigos del teatro y del cine, donde obviamente estaba Pascual Peralt junto otros componentes de la Agrupación Titular del Teatro Patronato y gente del Cine-Club Estudio de Carcaixent. Allí Pascual propone el nombre de “La Tertulia”, pero finalmente es escogido el de “Ágora” propuesto por Vicente Boquera.

Pascual ha tenido en su vida varias propuestas para pasarse al campo profesional. Una vez el representante artístico Sr. Alcañiz vino a contratarle, después del éxito del “Quijote de Plata” ofreciéndole una prueba y un contrato para varios meses, pero Pascual no vio en la oferta suficientes garantías para abandonar las actividades de su profesión pues necesitaba de excedencias, siempre inciertas, en su trabajo... y quién sabe, con su negativa, lo que se perdió el teatro profesional.pp agora opina 1

También en los años ochenta vinieron a buscarle para interpretar unos cuentos en la televisión, pero ya estaba jubilado y había problemas de complejidad legal, que le obligaban a interrumpir su jubilación, y tampoco cuajó.

Y para que no faltara nada, también hizo pequeñas incursiones en el mundo del cine, interpretando varios cortos, y allá por los lejanos años cincuenta, Julio de Miguel, tuvo algunos contactos con él para que y trabajara en Cifesa, que no dieron fruto tampoco...

El viejo Teatro Patronato, lugar en donde, tienen lugar la mayor parte de las actividades artísticas de Pascual, se reinaugura en Junio de 1968 con un montaje responsabilidad, ya de Ágora, de la zarzuela Katiuska, y que apunto está de desaparecer unos años después, como consecuencia de la rotura de la presa de Tous, desastre más popularmente conocido por aquí como “La pantaná”. Todavía recordamos la inmensa desolación y las lágrimas de Pascual, cuando nos encontramos con él y con  Vicente Giner una vez las aguas volvieron a su cauce y nos dimos cuenta de la verdadera dimensión del desastre, el barro se lo llevó todo: decorados, vestuario, atrezzo... Todo lo perdimos ese 20 de Octubre, y además, lo que fue peor, el Jucar también se llevó el Teatro, como tantas cosas en Carcaixent, pero no la ilusión de nuestro hombre, y cuando los administradores de la Iglesia quisieron venderlo todo para que se instalara un lavadero de automóviles. Vicente pide ayuda al Ayuntamiento, y la sensibilidad de la totalidad de la corporación municipal (entonces con mayoría socialista), de la que es alcalde Vicent Plá i Noguera, salva el teatro. Pascual respira tranquilo y muy contento, porque además, se acepta la denominación de “Teatro Don Enrique”, sugerida por él, en honor del reverendo Don Enrique Pelufo...

Después de aquel desastre, nuestro homenajeado de hoy, no perdió el tiempo y se puso a trabajar de inmediato, aprovechando su condición de profesor de educación física en el Colegio San Antonio que le permite, con la oportunidad del montaje de espectáculos teatrales con motivo de las fiestas de Santo Tomas de Aquino, reclutar para Ágora posibles actores en ciernes. Allí lo vimos haciendo largas sesiones de “casting” entrevistando y escogiendo jóvenes con posibilidades.

En aquella época apuntaba a los chicos algunas máximas de utilidad: “A papel sabido no hay cómico malo”, “no recitéis deprisa”, “El punto; de una hora, la coma de hora y media” y tantas otras. Lo que se dice una verdadera escuela teatral para actores noveles y un verdadero maestro del arte escénico para los jóvenes...

Como ciudadanos de Carcaixent creemos que, todo a lo que nos hemos referido antes, no es sino una ojeada rápida y si se quiere anecdótica a toda una vida de amplísima dedicación teatral, que ha estado empapada de  amor por el teatro y por su pueblo.

Es muy cierto que ese camino de dedicación y éxito como ha sido el suyo, no se hace solo y que han sido muchos los acompañantes que han estado a su lado a lo largo de su trayectoria teatral.  Aunque también es verdad, que esa experiencia teatral fue para la mayoría, un transito en su vida, en su tiempo; una actividad circunstancial, ocasional y que la misma vida les obligó a abandonar. Por consiguiente, después de setenta años, varias generaciones tuvieron que ir relevándose en la actividad teatral local.

 Pero Pascual Peralt continuaba.

Él ha sido un bastión firme que el tiempo no ha podido horadar, y ese periodo tan largo (o tan corto) le ha permitido ver realizados muchos retos en su afición al teatro. Y por tanto, muchos deseos cumplidos, han tenido que  llenar el equipaje de este cómico que ha llevado a Carcaixent y a su teatro, por tierras valencianas y de España.

Casi siempre es difícil expresar en palabras el sentimiento de gratitud que nos produce una vida intensa dedicada a una tarea cívica. Este es el caso de nuestro hombre: PASCUAL PERALT COGOLLOS, todo un ejemplo ciudadano de entrega y amor a su pueblo, generosidad y trabajo callado por la cultura de Carcaixent.

En los paisajes de la memoria de nuestro Carcaixent, hablar de teatro es hablar de nuestro Pascual Peralt, aquel que ha sabido fundir una vida, una ilusión, como aquellos antiguos de noble linaje, que forjaron esa vieja estirpe de hombres cabales que, con sus manos, supieron construir las voces, las palabras, los sueños. Generoso de verdad, leal, de una sola pieza; poderosamente humano...

No dejemos que se nos escape, que ya no quedan como él, apenas palabras, apenas voces... Que no se quede vacío nuestro recuerdo, nuestro teatro. Nuestra vida... esa que es, puro teatro.

Qué metal más precioso para nuestra ciudad, que el que ha forjado con su vida; qué mejor enseñanza que esa patria que es la cultura; qué mejor legado que sus pasos sobre las tablas de un escenario; de personaje, de comediante... del noble linaje de los cómicos.

Y como así mismo, el tiempo no transcurre en balde, y tus años se escapan cada vez más rápido, y tus huesos pesan más de lo que tu querrías... es por tu sentido de la realidad que nunca has perdido, por lo que después de tus últimos asuntos con los médicos, vienes a Ágora y nos sugieres la posibilidad de despedirte del teatro más activo, y qué mejor momento para hacerlo que en el Día Mundial del Teatro y en una obra de tu hijo, y donde también participa tu nieto mayor en el equipo técnico... En ese instante de sinceridad y nostalgia por todo lo que significaba para ti, nosotros creímos que había llegado el momento de hacerte este homenaje, y por eso tuvimos la satisfacción de solicitar al M.I. Ayuntamiento, la concesión de la “Medalla de Oro de la Ciudad de Carcaixent”.

pp agora opina 2A pesar de que hoy es el día de tu despedida oficial del teatro, eso no quiere decir que Peralt se vaya, porque lleva la ilusión teatral en la sangre y no se jubilará nunca, mientras la sangre circule por sus venas, ni del Teatro ni de “ÁGORA”

Nosotros recogemos tu testimonio y procuraremos, con tu colaboración, seguir el camino que nos has marcado sintiendo siempre tu aliento en la nuca y tu presencia constante “hasta que la muerte nos separe”. Porque ha sido Ágora tu otra amante, con la que has engañado a tu verdadera esposa, casi toda la vida. Y un hombre como tú, no va a dejarnos ahora. ¿No crees?

La suerte que has tenido es que su amor es más grande que el teatro, y el amor, como es bien sabido, todo lo perdona.

C.M. (ÁGORA) Carcaixet 27 de Mazo de 2000

Traducción libre del valenciano, Ágora